Defectos Refractivos
Reducir tamaño de texto Aumentar tamaño de texto
Tratamiento de Cirugía Refractiva
Cirugía Refractiva

La cirugía refractiva consiste en una serie de procedimientos quirúrgicos, compuestos por diferentes técnicas, que permiten que los pacientes que utilizan en forma permanente anteojos, o lentes de contacto, dejen de hacerlo inmediatamente. Estas técnicas apuntan a resolver anomalías refractivas que afectan a cada paciente en particular.

Estas anomalías refractivas pueden ser miopía, astigmatismo, hipermetropía o presbicia.
La cirugía refractiva es una intervención sin dolor. Esto es posible mediante la utilización del Excimer Láser en intervenciones que se realizan con anestesia local, métodos incruentos y una permanencia en el quirófano de solo cinco minutos. El paciente se retira viendo normalmente.
Durante la breve intervención el paciente debe estar tranquilo ya que no va a sentir ningún dolor. Deberá mirar fijamente una luz cuando se le indique y escuchará un leve sonido producido por el láser. Una vez concluida la operación, que solo dura aproximadamente 30 segundos, verá normalmente.
Invitamos a Usted a recorrer este sitio, y a que nos haga llegar sus consultas vía email si lo deseara. Le responderemos a la brevedad. Gracias por visitarnos.


Dr. Ernesto Rinenberg
Director del Consultorio Oftalmológico Integral

¿Quiénes se pueden operar?

Para que el tratamiento se pueda realizar se sugiere que la persona sea mayor de 18 años. Debe tener córneas sanas y la visión tiene que ser estable, por eso es importante realizar una consulta previa para tener una idea clara sobre los beneficios de este tratamiento con Excimer Láser.


La decisión para realizar el procedimiento es importante, y en última instancia es usted quien debe tomarla.


La meta de la cirugía refractiva con Excimer láser es lograr una mejor calidad de vida abandonando la dependencia del uso de anteojos o lentes de contacto.

Consúltenos, la cirugía refractiva puede mejorar su estilo de vida.

Procedimiento
Cirugía Refractiva
El láser Excimer es uno de los tantos rayos láser que se utilizan en oftalmología. Existen otros rayos láser como el láser de Argón, para el tratamiento del glaucoma y las enfermedades del iris y la retina; el láser de Kriptón y el de Dye, se utilizan para tratar enfermedades de la retina, maculares y la diabetes; el láser YAG, que se utiliza para las cataratas.

Es un procedimiento totalmente indoloro en el que se utiliza anestesia local en gotas, las que se colocan algunos minutos previos a la intervención.


Durante la cirugía, el paciente debe estar tranquilo ya que no va a sentir ningún dolor. Deberá mirar fijamente una luz cuando se le indique y escuchará un leve sonido producido por el láser.


En menos de 60 segundos, pulsos de Láser Excimer, reacondicionan la córnea corrigiendo su curvatura.


La recuperación de la visión es inmediata, no se requiere oclusión, el paciente se retira caminando y la mayoría regresa a sus actividades normales en uno o dos días.

Técnicas

Luego de un exhaustivo diagnóstico para determinar cada afección en particular y sus características, se evalúa junto con el paciente la técnica a utilizar. Las soluciones pueden ser simples o combinadas y existen las siguientes posibilidades:


Técnica
Tipo de tratamiento
Indicación
Microcirugía Queratotomía Radial
Queratotomía astigmática
Miopía
Miopía
Lasik Excimer Láser
Excimer Láser
Excimer Láser
Miopía
Hipermetropía y Presbicia
Astigmatismo
PRK Excimer Láser Miopía
Holmium Láser Termoqueratoplastía Hipermetropía, Astigmatismo y Presbicia
Anomalías refractivas

Las anomalías refractivas (o defectos ópticos) que se presentan para ser tratadas con Cirugía Refractiva son las siguientes:



Miopía:

Miopía

La miopía es la condición por la cual los objetos cercanos se ven claramente y los lejanos aparecen borrosos, desdibujados o directamente no se ven. Esto resulta de una longitud de ojo más grande de lo normal en su eje anterioposterior. La córnea (que es la capa de tejido transparente que está delante del iris y de la pupila) también es más curva de lo que debiera ser.


Astigmatismo:

Astigmatismo

En el caso del astigmatismo, el ojo distorsiona la visión en todas las distancias producto de la existencia de diferentes radios de curvatura en la córnea.
Se recomienda la Cirugía Refractiva para pacientes de más de 20 años (miópicos, hipermetrópicos y mixtos) que tengan a partir de 1 hasta 10 dioptrías positivas o negativas.


Hipermetropía:

Hipermetropía

La hipermetropía es consecuencia de un ojo más corto que lo normal en su eje anteroposterior o de una córnea demasiado plana. Esto hace que la persona vea mal a distancia y que tenga también problemas de nitidez con la visión cercana.
La Cirugía Refractiva está indicada para los pacientes que padecen hipermetropía a partir de los 20 años de edad y con dioptrías que van desde +1 hasta +10.


Presbicia:

Presbicia

La presbicia es la falta de acomodación del cristalino. Esto provoca la pérdida de la visión cercana.
Este fenómeno se produce por lo general después de los 40 años ya que es un proceso normal de envejecimiento.

Envíenos su consulta:
Compartir